Pureza.
(Basta. Andate. Andá al hotel, date un baño, leé Nuestra Señora de París o Las Lobas de Machecoul, sacate la borrachera. Extrapolación, nada menos.)
Pureza. Horrible palabra. Puré, y después za. Date un poco cuenta. El jugo que le hubiera sacado Brisset. ¿Por qué estás llorando? ¿Quién llora, che?
Rayuela, capítulo 18. Julio Cortázar

lunes, 30 de enero de 2012

COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA




Vedada
la hecatombe de tu cuerpo
me inmolo 
en la infecunda hoguera
de este inflamable cuerpo mío
-quizás como cenizas al viento por fin logre darte alcance-

4 comentarios:

  1. En un aullido de fuego...
    en la ofrenda más preciada...
    se ahondan.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser...Joven llamado Cuervo. A veces, tengo tan presente ese cuerpo que me está vedado, que este cuerpo mío de loba, en la noche solitaria, aúlla. Y de todas formas hoy me pregunto ¿qué viento vendrá que lleve mis cenizas a dónde él está???

    ResponderEliminar
  3. Qué bello, querida. Inmolarse en el fuego purificador del otro....

    ResponderEliminar

La luna reclama tu aullido