Pureza.
(Basta. Andate. Andá al hotel, date un baño, leé Nuestra Señora de París o Las Lobas de Machecoul, sacate la borrachera. Extrapolación, nada menos.)
Pureza. Horrible palabra. Puré, y después za. Date un poco cuenta. El jugo que le hubiera sacado Brisset. ¿Por qué estás llorando? ¿Quién llora, che?
Rayuela, capítulo 18. Julio Cortázar

miércoles, 1 de febrero de 2012

COMUNIÓN


Imagen Elene Usdin






Te quiero tan adentro
que en noche oscura
te sueño
abriéndome en canal
con las lunas de tus uñas
e introduciéndote en mí
por la herida palpitante
como si yo fuera tu crisálida,
o la matriz de la que alguna vez te arrojaron
Te sumerges
entre mis órganos
como entre flores de sangre
y enseguida duermes
mecido por el mar del corazón
Te quiero tan adentro
que aún así no es suficiente

4 comentarios:

  1. Absolutamente estremecedor!
    Me dan ganas de un grito para exhalar tanto!!!
    Yo también quiero.

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí lo demás me resulta demasiado tibio. Mi necesidad estriba en querer así....Besos, querida Miriam

    ResponderEliminar
  3. Gritemos juntas Axis. Quizás nuestros aullidos puedan estremecer el corazón de la luna...Bicos lobunos

    ResponderEliminar

La luna reclama tu aullido