Pureza.
(Basta. Andate. Andá al hotel, date un baño, leé Nuestra Señora de París o Las Lobas de Machecoul, sacate la borrachera. Extrapolación, nada menos.)
Pureza. Horrible palabra. Puré, y después za. Date un poco cuenta. El jugo que le hubiera sacado Brisset. ¿Por qué estás llorando? ¿Quién llora, che?
Rayuela, capítulo 18. Julio Cortázar

martes, 12 de noviembre de 2013

RITUALES

Desmigar
tu cuerpo
para nutrir
a los pájaros
que anidan
el mío

7 comentarios:

La luna reclama tu aullido